in

Competidores profesionales de eSports, ¿las nuevas estrellas mundiales?

Competidores profesionales de eSports
Foto / unsplash.com

Con ingresos millonarios, su estrella apenas ha empezado a brillar, pero las marcas ya les siguen la pista muy de cerca para que sean sus nuevos reclamos publicitarios

Recientemente, un medio auguraba que en unos dos años los eventos de deportes electrónicos superarán en audiencia a otros de la altura de, por ejemplo, la Super Bowl. En la actualidad, los eSports ya se acercan a la cifra de los 500 millones de espectadores alrededor del mundo al año. Otro de los baremos de importancia, el de los ingresos, sigue al alza y se estima que supera ya los 1.000 millones de dólares anuales. 

Torneos con premios millonarios

Las retribuciones recibidas por estos deportistas también merecen una mención aparte. La atención recibida en sus actuaciones acostumbra a acompañarse de notables ingresos por sus participaciones y desempeño. Por poner un ejemplo, uno de los “Shooters” predilectos por la audiencia es el Counter-Strike; alguno de los competidores de sus eventos, como Peter «Dupreeh» Rasmussen se acerca ya a los 2 millones de dólares ganados durante su, aún joven, carrera en competencias de este videojuego que, a la postre, genera un importante tráfico en pronósticos de CS:GO dentro de los portales que permiten apuestas para dichos acontecimientos. El “Top 3” en este ranking lo completan otros dos jugadores que se aproximan considerablemente a esta cifra, con 1,9 y casi 1,8 millones.

Pero si existe un torneo especialmente conocido por sus premios en metálico ese es “The International”, del juego Dota 2. En su edición del 2021 repartió 40 millones de dólares, con 18 millones para repartir entre los integrantes del equipo ganador. Para que nos hagamos una idea, en la anteriormente citada Super Bowl de este año, los integrantes de Los Ángeles Rams, que vencieron por 23 – 20 a los Cincinnati Bengals, se embolsaron 150.000 dólares por jugador. 

Un perfil nuevo para el público general

Con estas cifras no sería de extrañar que nos encontremos, en breve, ante un nuevo perfil de deportista famoso. Ya no estaríamos hablando del clásico futbolista hecho a sí mismo que nació en un barrio humilde y se ganó su fama y dinero pegado a un balón, hasta que un ojeador lo fichó para un súper equipo, donde ahora marca goles por doquier. Estaríamos más cerca, tal vez, del cliché del chico tímido con pocas relaciones personales y que dedicó su tiempo a los videojuegos cerrado en su habitación, al tiempo que se dedicaba a navegar por internet y ver series de Anime.

Foto / unsplash.com

Bien, tal vez esta radiografía tampoco sea del todo exacta. En primer lugar porque los videojuegos como timepo de ocio son algo bastante generalizado y no una opción sólo para personas con escasa vida social. Por otra parte, estos jugadores están conectando cada vez más con su público, aunque lo hacen, principalmente, a través de las redes sociales; por poner un ejemplo, Oleksandr «s1mple» Kostyliev tiene unos 2,5 millones de seguidores en su canal personal en Twitch y casi otros 2 millones entre Instagram y Twitter.

Nuevas estrellas de la publicidad

Precisamente, las redes sociales son uno de los focos más importantes de ingresos para estas “nuevas estrellas”. Especialmente cuando tanto Twitch como YouTube, conocedores de la gran cantidad de seguidores que tienen estos deportistas, se disputan tenerlos en exclusiva para sus retransmisiones. Las marcas también van detrás de ellos, ya que sus fanáticos representan un target comercial muy interesante: jóvenes con cada vez más poder adquisitivo. Tyler Blevins (“Ninja”) actuó como un fantástico ejemplo cuando cerró sendos contratos millonarios con Adidas y Red Bull. Es por ello que grandes agencias de representación, que históricamente trababan para futbolistas, jugadores de baloncesto o beisbol, ahora quieran reclutar a los “reyes de los eSports” para poder asesorarles de cara a sacar el máximo partido de la recién llegada fama. 

Pero no todo el negocio es para los jugadores. Un nuevo prototipo de famoso, que tiene una relación directa con el mundo de los eSports, es el “streamer”. Hablamos de personas que comentan las retransmisiones o, incluso, sus propias partidas pese a no ser profesionales. El popular Ibai Llanos llegó a afirmar que ingresaba cerca de 150.000 dólares mensuales sólo con sus retransmisiones de Twitch, a lo que habrá que sumar sus otras redes sociales y lo que pueda sacar de acuerdos publicitarios. Y otros tantos nombres, cada vez más conocidos, se suman a la lista, como AuronPlay o el Rubius, por citar algunos. La cara de la fama en el deporte parece que ya está cambiando.

Con ingresos millonarios, su estrella apenas ha empezado a brillar, pero las marcas ya les siguen la pista muy de cerca para que sean sus nuevos reclamos publicitarios

Recientemente, un medio auguraba que en unos dos años los eventos de deportes electrónicos superarán en audiencia a otros de la altura de, por ejemplo, la Super Bowl. En la actualidad, los eSports ya se acercan a la cifra de los 500 millones de espectadores alrededor del mundo al año. Otro de los baremos de importancia, el de los ingresos, sigue al alza y se estima que supera ya los 1.000 millones de dólares anuales. 

Torneos con premios millonarios

Las retribuciones recibidas por estos deportistas también merecen una mención aparte. La atención recibida en sus actuaciones acostumbra a acompañarse de notables ingresos por sus participaciones y desempeño. Por poner un ejemplo, uno de los “Shooters” predilectos por la audiencia es el Counter-Strike; alguno de los competidores de sus eventos, como Peter «Dupreeh» Rasmussen se acerca ya a los 2 millones de dólares ganados durante su, aún joven, carrera en competencias de este videojuego que, a la postre, genera un importante tráfico en pronósticos de CS:GO dentro de los portales que permiten apuestas para dichos acontecimientos. El “Top 3” en este ranking lo completan otros dos jugadores que se aproximan considerablemente a esta cifra, con 1,9 y casi 1,8 millones.

Pero si existe un torneo especialmente conocido por sus premios en metálico ese es “The International”, del juego Dota 2. En su edición del 2021 repartió 40 millones de dólares, con 18 millones para repartir entre los integrantes del equipo ganador. Para que nos hagamos una idea, en la anteriormente citada Super Bowl de este año, los integrantes de Los Ángeles Rams, que vencieron por 23 – 20 a los Cincinnati Bengals, se embolsaron 150.000 dólares por jugador. 

Un perfil nuevo para el público general

Con estas cifras no sería de extrañar que nos encontremos, en breve, ante un nuevo perfil de deportista famoso. Ya no estaríamos hablando del clásico futbolista hecho a sí mismo que nació en un barrio humilde y se ganó su fama y dinero pegado a un balón, hasta que un ojeador lo fichó para un súper equipo, donde ahora marca goles por doquier. Estaríamos más cerca, tal vez, del cliché del chico tímido con pocas relaciones personales y que dedicó su tiempo a los videojuegos cerrado en su habitación, al tiempo que se dedicaba a navegar por internet y ver series de Anime.

IMAGEN >>> https://images.unsplash.com/photo-1612151388040-9ec75d2de8c7?ixlib=rb-1.2.1&ixid=MnwxMjA3fDB8MHxwaG90by1wYWdlfHx8fGVufDB8fHx8&auto=format&fit=crop&w=1470&q=80 >> Foto

Bien, tal vez esta radiografía tampoco sea del todo exacta. En primer lugar porque los videojuegos como timepo de ocio son algo bastante generalizado y no una opción sólo para personas con escasa vida social. Por otra parte, estos jugadores están conectando cada vez más con su público, aunque lo hacen, principalmente, a través de las redes sociales; por poner un ejemplo, Oleksandr «s1mple» Kostyliev tiene unos 2,5 millones de seguidores en su canal personal en Twitch y casi otros 2 millones entre Instagram y Twitter.

Nuevas estrellas de la publicidad

Precisamente, las redes sociales son uno de los focos más importantes de ingresos para estas “nuevas estrellas”. Especialmente cuando tanto Twitch como YouTube, conocedores de la gran cantidad de seguidores que tienen estos deportistas, se disputan tenerlos en exclusiva para sus retransmisiones. Las marcas también van detrás de ellos, ya que sus fanáticos representan un target comercial muy interesante: jóvenes con cada vez más poder adquisitivo. Tyler Blevins (“Ninja”) actuó como un fantástico ejemplo cuando cerró sendos contratos millonarios con Adidas y Red Bull. Es por ello que grandes agencias de representación, que históricamente trababan para futbolistas, jugadores de baloncesto o beisbol, ahora quieran reclutar a los “reyes de los eSports” para poder asesorarles de cara a sacar el máximo partido de la recién llegada fama. 

Pero no todo el negocio es para los jugadores. Un nuevo prototipo de famoso, que tiene una relación directa con el mundo de los eSports, es el “streamer”. Hablamos de personas que comentan las retransmisiones o, incluso, sus propias partidas pese a no ser profesionales. El popular Ibai Llanos llegó a afirmar que ingresaba cerca de 150.000 dólares mensuales sólo con sus retransmisiones de Twitch, a lo que habrá que sumar sus otras redes sociales y lo que pueda sacar de acuerdos publicitarios. Y otros tantos nombres, cada vez más conocidos, se suman a la lista, como AuronPlay o el Rubius, por citar algunos. La cara de la fama en el deporte parece que ya está cambiando.

Con ingresos millonarios, su estrella apenas ha empezado a brillar, pero las marcas ya les siguen la pista muy de cerca para que sean sus nuevos reclamos publicitarios

Recientemente, un medio auguraba que en unos dos años los eventos de deportes electrónicos superarán en audiencia a otros de la altura de, por ejemplo, la Super Bowl. En la actualidad, los eSports ya se acercan a la cifra de los 500 millones de espectadores alrededor del mundo al año. Otro de los baremos de importancia, el de los ingresos, sigue al alza y se estima que supera ya los 1.000 millones de dólares anuales. 

Torneos con premios millonarios

Las retribuciones recibidas por estos deportistas también merecen una mención aparte. La atención recibida en sus actuaciones acostumbra a acompañarse de notables ingresos por sus participaciones y desempeño. Por poner un ejemplo, uno de los “Shooters” predilectos por la audiencia es el Counter-Strike; alguno de los competidores de sus eventos, como Peter «Dupreeh» Rasmussen se acerca ya a los 2 millones de dólares ganados durante su, aún joven, carrera en competencias de este videojuego que, a la postre, genera un importante tráfico en pronósticos de CS:GO dentro de los portales que permiten apuestas para dichos acontecimientos. El “Top 3” en este ranking lo completan otros dos jugadores que se aproximan considerablemente a esta cifra, con 1,9 y casi 1,8 millones.

Pero si existe un torneo especialmente conocido por sus premios en metálico ese es “The International”, del juego Dota 2. En su edición del 2021 repartió 40 millones de dólares, con 18 millones para repartir entre los integrantes del equipo ganador. Para que nos hagamos una idea, en la anteriormente citada Super Bowl de este año, los integrantes de Los Ángeles Rams, que vencieron por 23 – 20 a los Cincinnati Bengals, se embolsaron 150.000 dólares por jugador. 

Un perfil nuevo para el público general

Con estas cifras no sería de extrañar que nos encontremos, en breve, ante un nuevo perfil de deportista famoso. Ya no estaríamos hablando del clásico futbolista hecho a sí mismo que nació en un barrio humilde y se ganó su fama y dinero pegado a un balón, hasta que un ojeador lo fichó para un súper equipo, donde ahora marca goles por doquier. Estaríamos más cerca, tal vez, del cliché del chico tímido con pocas relaciones personales y que dedicó su tiempo a los videojuegos cerrado en su habitación, al tiempo que se dedicaba a navegar por internet y ver series de Anime.

IMAGEN >>> https://images.unsplash.com/photo-1612151388040-9ec75d2de8c7?ixlib=rb-1.2.1&ixid=MnwxMjA3fDB8MHxwaG90by1wYWdlfHx8fGVufDB8fHx8&auto=format&fit=crop&w=1470&q=80 >> Foto

Bien, tal vez esta radiografía tampoco sea del todo exacta. En primer lugar porque los videojuegos como timepo de ocio son algo bastante generalizado y no una opción sólo para personas con escasa vida social. Por otra parte, estos jugadores están conectando cada vez más con su público, aunque lo hacen, principalmente, a través de las redes sociales; por poner un ejemplo, Oleksandr «s1mple» Kostyliev tiene unos 2,5 millones de seguidores en su canal personal en Twitch y casi otros 2 millones entre Instagram y Twitter.

Nuevas estrellas de la publicidad

Precisamente, las redes sociales son uno de los focos más importantes de ingresos para estas “nuevas estrellas”. Especialmente cuando tanto Twitch como YouTube, conocedores de la gran cantidad de seguidores que tienen estos deportistas, se disputan tenerlos en exclusiva para sus retransmisiones. Las marcas también van detrás de ellos, ya que sus fanáticos representan un target comercial muy interesante: jóvenes con cada vez más poder adquisitivo. Tyler Blevins (“Ninja”) actuó como un fantástico ejemplo cuando cerró sendos contratos millonarios con Adidas y Red Bull. Es por ello que grandes agencias de representación, que históricamente trababan para futbolistas, jugadores de baloncesto o beisbol, ahora quieran reclutar a los “reyes de los eSports” para poder asesorarles de cara a sacar el máximo partido de la recién llegada fama. 

Pero no todo el negocio es para los jugadores. Un nuevo prototipo de famoso, que tiene una relación directa con el mundo de los eSports, es el “streamer”. Hablamos de personas que comentan las retransmisiones o, incluso, sus propias partidas pese a no ser profesionales. El popular Ibai Llanos llegó a afirmar que ingresaba cerca de 150.000 dólares mensuales sólo con sus retransmisiones de Twitch, a lo que habrá que sumar sus otras redes sociales y lo que pueda sacar de acuerdos publicitarios. Y otros tantos nombres, cada vez más conocidos, se suman a la lista, como AuronPlay o el Rubius, por citar algunos. La cara de la fama en el deporte parece que ya está cambiando.

Written by Farandulero

El original italiano de Disney+ “The Good Mothers” comienza a filmarse |  Qué hay en Disney Plus

El original italiano de Disney+ “The Good Mothers” comienza a filmarse | Qué hay en Disney Plus

Kim Kardashian y Ariana Grande intercambiaron letra de 'Pete Davidson'

Kim Kardashian y Ariana Grande intercambiaron letra de ‘Pete Davidson’