in

Conoce al Gatsby de Koreatown: Cyrus Batchan de Lock & Key

Conoce al Gatsby de Koreatown: Cyrus Batchan de Lock & Key

Lock & Key, ubicado entre una gasolinera y un sencillo escaparate de comida en la avenida Vermont cargada de luces de neón en el barrio de Koreatown de Los Ángeles, es un negocio de propiedad de afroamericanos, algo que muchos clientes de la popular vida nocturna no saben. Esto no es el resultado de la supervisión o el borrado habitual de los líderes de color, sino por diseño.

“Siempre he sido el propietario que no necesariamente quiere ser conocido”, dice Cyrus Batchan, propietario de Lock & Key. THR mientras está sentado en una de las cabinas de cuero estilo salón de su establecimiento. “Uno de mis libros favoritos mientras crecía era El gran Gatsby. Es como si fueras la persona detrás de escena que la gente conoce o no conoce. Estás como en la fiesta, pero estás en la esquina, y simplemente estás ahí. Pero estás organizando una gran fiesta. Me encanta esa idea”. También abrió recientemente la brasserie de influencia francesa e india Camphor en el Distrito de las Artes (se hizo cargo del espacio que uno de los esfuerzos anteriores de Batchan, Nightshade, llamó hogar antes de cerrar en 2020 debido a la pandemia de COVID-19).

Batchan es un nativo del sur de California de principio a fin. Nacido en Riverside de padre negro y madre persa que dirigía un pequeño restaurante, creció en Moreno Valley, fue a la facultad de derecho en San Diego y vive en Los Ángeles desde entonces.

La miríada de subculturas y escenas intrínsecas a esta experiencia están en plena exhibición en Lock & Key, que abrió por primera vez en 2013. Luego de una serie de eventos desafortunados en los últimos dos años que amenazaron su éxito (cierre por pandemia, varios incendios en vecindarios, un robo que destruyó completamente la barra de su sistema de sonido, alcohol, lámparas y terminales de punto de venta), el punto de acceso ha resurgido como un ave fénix de las cenizas, nacido de nuevo para una multitud consistentemente leal.

Tecla de bloqueo
Cortesía de Wonho Frank Lee

Cuando Batchan estaba desarrollando la idea de Lock & Key en una relativa oscuridad, prestar atención a los ritmos culturales de Los Ángeles, en los albores del renacimiento de la vida nocturna clandestina, era fundamental para seleccionar la ubicación correcta. “Sentí que cuando la gente salía en Koreatown, tenían que irse de aquí para ir al centro o a Hollywood. Yo estaba como, ‘¿Por qué no podemos tener un bar de cócteles genial en Koreatown?’ Mi visión era un bar de cócteles, pero con la idea de un bar de barrio de Nueva York”, dice Batchan.

En ese momento, el empresario sintió que muchos de los destinos de cócteles de Los Ángeles eran demasiado pretenciosos y se apoyaban en la estética más que en un sentimiento auténtico.

“Quería ser simplemente un buen bar de barrio al que vas después del trabajo. Si vives cerca, vienes con tus amigos, celebras tu cumpleaños, escuchas buena música, podría ser una banda de jazz, podría ser un DJ, y simplemente tienes una gran hospitalidad con comida y bebida de calidad. Un bar de mixología de barrio. En Nueva York, esas son las instituciones, todo el mundo tiene sus bar.»

El concepto era sólido, pero la financiación, especialmente como empresario de color, no lo era tanto. La gente dudaba de que prosperara un nuevo bar, situado entre varias pequeñas empresas, en una concurrida intersección en Koreatown con escasas oportunidades de estacionamiento (especialmente antes del auge de los negocios de viajes compartidos). Encontrar los fondos necesarios, dice Batchan, fue «literalmente improvisado».

“El día que abrí este lugar creo que había sacado los últimos $3,000 de mi cuenta bancaria e hice cambio para que los cantineros tuvieran dinero. Era vida o muerte”, recuerda.

Avance rápido hasta 2022, y hay una fila de creadores de tendencias y creativos de Los Ángeles que serpentean por la cuadra, esperando cruzar el umbral hacia la entrada oculta de Lock & Key, por la madriguera del conejo hacia el bar de estilo clandestino y el patio al aire libre cerrado justo Más allá de eso.

“Tenemos un sistema de escáner de identificación [which gives us] métricas de datos. Muestra muchos clientes habituales integrados, lugareños y algunos turistas”, dice Batchan. “Siento que cada evento que hacemos tiene su propio ADN y demografía, pero tenemos una multitud muy LA en una noche determinada”.

A partir de julio y agosto, el bar generalmente ve un aumento en la entrada de visitantes internacionales y de la costa este, el momento perfecto para experimentar la serie de activaciones de verano de Lock & Key. Los sábados, Batchan invita a varios anfitriones y DJs conocidos a usar el espacio para sus fiestas, y los domingos, la fiesta interna de Lock & Key, «Ice Cream Sundays» (que ha convocado a todos, desde Billy Walsh hasta Jerry Lorenzo y Sean G hosts) comanda una multitud consistentemente grande y diversa.

“Queríamos que tuviera esa sensación de boogie en el patio trasero, como si estuvieras en la casa de alguien en Los Ángeles”, dice Batchan sobre la exitosa fiesta. A lo largo de los años, el bar ha recibido a Zayn, Eddie Murphy, Miguel y muchos otros a través de sus puertas, como invitados y, a veces, incluso como artistas sorpresa. “Siempre ha sido algo orgánico que acaba de ocurrir”.

La programación siempre ha sido un ingrediente clave para el éxito de Lock & Key. Es por eso que cuando el bar estaba oscuro durante los cierres obligatorios por la pandemia, Batchan notó la tendencia de los DJs que transmiten desde sus hogares e instaló una configuración de transmisión en el bar no solo para conectarse con nuevas audiencias, sino también para brindar oportunidades alternativas a los creativos que trabajan para mantener el ánimo. .

Y hablando de licores, Batchan y su equipo siempre están actualizando el menú de cócteles: “La gente está bebiendo tequila. Modificamos el menú para agregar un par de cócteles de tequila más, porque quiero que pruebes [one],» él dice. “Y luego junto a eso voy a poner un cóctel de Mezcal [on the menu], porque creo que si te gusta el tequila, la progresión natural es el mezcal. Es ese poco de programación para darle a la gente lo que quiere, pero también para que mantengan los estándares de lo que quiero”.

Batchan, que estudió derecho antes de dedicarse a la industria hotelera, dice que su objetivo siempre fue ser emprendedor. “La abogacía, para mí, era más una habilidad comercial que algo que quería hacer para ganarme la vida”, dice. Él entiende intrínsecamente cómo administrar (y proteger) un negocio. Y su enfoque de la hospitalidad es creativo, sí, pero no sin estrategia, o sin cuidado.

Cuando la cocina se cerró debido a la pandemia, Batchan gastó fondos personales para apoyar a la División Olímpica de LAPD con cientos de comidas. “No era algo popular [to do], especialmente para un hombre negro para estar apoyando a la policía, pero estas son las personas que cuidaron mi vecindario”, dice. “Estoy agregando valor al vecindario, pero también debo apoyar a mi comunidad. Mis padres tenían un restaurante familiar con la foto del equipo local de softbol en la pared. Crecí con esa mentalidad de hacer algo bueno por tu vecindario”.

Y aunque la filantropía de Batchan existió en alguna versión detrás de escena durante años, la llamada de atención para hacer más visible su trabajo como empresario negro se produjo después de que el asesinato de George Floyd a manos de la policía llamara la atención del mundo.

“Me di cuenta de que podría haber un niño que quisiera ser dueño de un restaurante o un bar, ¿verdad? Debería tener un mentor al que pueda acudir. Hay organizaciones profesionales para todo. He tenido la suerte de construir un bar que tiene 8 años en Los Ángeles y es exitoso”, dice Batchan. “Después de George Floyd [death], pensé: ‘¿Qué puedo hacer yo en los negocios, para participar de ese cambio?’ Y creo que parte de ese cambio es la percepción, ponerse de pie y decir: ‘Sí, este es un negocio de propiedad de negros’. Soy la persona que está detrás de esto. Y he pasado por todas las pruebas y tribulaciones en función del color de mi piel, pero también como propietario de una pequeña empresa. Pero aun así lo soporté y construí algo exitoso en Los Ángeles”.

Imagen cargada perezosamente

Uno de los cócteles exclusivos de Lock & Key.
Cortesía de Wonho Frank Lee

Mirando hacia el futuro, Batchan planea continuar implementando nuevos menús, incluidos conceptos de pizza fresca, con la posibilidad de agregar postres. Y en el otoño, espera iniciar nuevas iniciativas de programación, como una serie de cenas educativas con tequila. Actualmente, Lock & Key está abierto de jueves a domingo todas las semanas, pero Batchan dice que agregar horas de los miércoles al horario está en el horizonte.

Por otra parte, Camphor acaba de lanzar un nuevo menú de barra y Batchan está buscando activamente diferentes oportunidades para abrir otro lugar, tal vez en Koreatown o East Hollywood, dice. Pero Lock & Key, la luz verde al final del muelle, por así decirlo, sigue siendo su base.

“Trate a las personas como quiere que lo traten, sea acogedor y siéntase cómodo siendo usted mismo”, dice Batchan sobre su enfoque para construir las amadas instituciones de Los Ángeles. “La gente siempre me ha dicho, específicamente en los negocios, que no se puede ser todo para todos. Creo que todo se reduce a la calidad, la consistencia y la hospitalidad: cómo tratas a las personas”.

Una versión de esta historia apareció por primera vez en la edición del 22 de junio de la revista The Hollywood Reporter. Haga clic aquí para suscribirse.



Fuente

Recopilado por Farandulero

La hija de Paul Walker, Meadow Walker, habla sobre abortar durante COVID

La hija de Paul Walker, Meadow Walker, habla sobre abortar durante COVID (variety.com)

Activos: Chloe Sims hizo una exhibición tetona cuando salió con sus dos hermanas Demi y Frankie para almorzar en MNKY HSE en Londres el sábado.

La tetona Chloe Sims muestra su físico candente