in

El cineasta nominado al Oscar Guy Davidi trae ‘inocencia’ a IDFA, un poderoso documental que cuestiona la militarización de la sociedad israelí

El cineasta nominado al Oscar Guy Davidi trae inocencia a

La película de Guy Davidi Inocencia está obsesionado por las palabras de los soldados israelíes que no sobrevivieron al servicio militar obligatorio.

“Los humanos tienen ansias de destrucción”, señala uno de los soldados, una indicación de su profundo escepticismo acerca de verse obligados a servir en las Fuerzas de Defensa de Israel. Otro dice: “La matanza me repugna”. Ya sea que alberguen dudas o no, todos los israelíes, hombres y mujeres, deben servir en el ejército cuando cumplen 18 años.

Inocenciaque se presentó en IDFA en la categoría Best of Fests, examina el impacto psíquico de la militarización que inunda a Israel, que afecta a las personas y al país en su conjunto, en opinión de Davidi.

“Cuando te encuentras con personas que han servido en el ejército, todos están heridos”, le dice Davidi a Deadline. “Somos una sociedad herida”.

Director Guy Davidi

Documental danés/Producciones Medalia

Davidi, quien codirigió el reconocido documental de 2011 Cinco cámaras rotastrabajado en Inocencia durante una década. Los primeros años del proyecto se dedicaron a intentar establecer contacto con las familias de los soldados que se habían suicidado mientras servían en las FDI (según el Times of Israel, el suicidio fue la principal causa de muerte entre los militares activos en Israel en 2021 y 2020) . Varias de estas familias compartieron escritos y videos de sus seres queridos, materiales de archivo que se convirtieron en los elementos impulsores de la película.

“Mi idea era contar la historia desde su perspectiva”, explica Davidi, “así que no filmar entrevistas ni que nadie hablara de [the soldiers]o profesionales, solo para dejarlos hablar, contar la historia”.

Las palabras de Halil Givati ​​Rapp, de 20 años, se encuentran entre las que resuenan en la película. Escribió en su diario: “Este mundo está lleno de maldad, explotación, injusticia y dolor. Una vez que me uní al ejército, me convertí en parte de lo que crea esto”.

Niños jugando en 'Inocencia'

‘Inocencia’

Documental danés/Producciones Medalia

A lo largo de Inocencia, Davidi teje escenas de niños israelíes en la escuela o jugando. Los momentos perdidos comunican el grado en que los niños, desde una edad temprana, se dejan influir para pensar en su país en términos militaristas. Por ejemplo, en una escena en una feria, los soldados muestran sus armas a los niños, y a los niños se les ofrece la oportunidad de mancharse la cara de verde oliva con pintura de camuflaje. Davidi filmó otra escena de niños pequeños en clase participando en un proyecto de arte.

«Los [teacher] estaba instruyendo a los niños pequeños, de cuatro años, a pintar”, recuerda Davidi. “[She says], ‘Puedes pintar lo que quieras. Siéntete libre de imaginar. Pero el verde es bueno para los uniformes y para el ejército. Creo que en los primeros 10 años de tu vida… te sugieren, te condicionan pero aún no te obligan a partir de esa edad” a adoptar una mentalidad militarizada.

Davidi filmó una escena en un salón de clases donde una niña de unos 10 años, Ella, le dice a un joven que está en los exploradores que no está interesada en unirse al ejército. El cazatalentos le dice que no tendrá otra opción en el asunto: tendrá que servir una vez que cumpla 18 años.

“En el momento en que él le dice que sí, todo el mundo tiene que hacer eso, ella se sorprende”, dice Davidi. “Y esa fue una escena no dirigida, una completa sorpresa para mí. De hecho, se podría decir que todo el mundo pasa por esos momentos de una forma u otra a cierta edad. Tuve suerte de captarlo como le sucedió a ella, bastante tarde, por cierto, porque la mayoría de los niños de su edad ya sabrían que tienen que hacer el servicio militar”.

Davidi está profundamente preocupado por la naturaleza obligatoria del servicio militar.

Soldados israelíes en un ejercicio de entrenamiento, como se ve en 'Inocencia'

Documental danés/Producciones Medalia

“Toda persona tiene derecho a no portar un arma y a no ser obligada por un país [to do so]. Por cierto, en cada país y en cada situación, estoy en contra”, comenta. “Creo que es algo que nosotros, como sociedades, simplemente no deberíamos [do]… No estoy feliz de ver a la gente obligada a hacer eso, porque eso es una violación de los derechos humanos, para mí, el derecho a no empuñar un arma contra otra persona… Es tu derecho no lastimar a alguien, no matar a alguien”.

Davidi se inscribió en el ejército a los 18 años, con la esperanza de que lo ubicaran en una «unidad de apoyo» donde tal vez podría ser asignado a tareas cinematográficas. Profundos remordimientos lo asaltaron de inmediato.

“Los primeros días”, recuerda, “te sientes como, ‘¿Qué me he hecho a mí mismo?’ …Cuando sostienes un arma por primera vez, puedo conectarme con mis propias experiencias, cuando tienes esta pieza de metal en tus brazos, algo en ti cambia. E incluso si no eres consciente de ello, creo que algo en ti cambia porque de repente hay un gran significado en lo que estás haciendo y en lo que son tus acciones”.

La fuerte postura militar de Israel ha persuadido a su pueblo de que el poder es lo correcto, sugiere Davidi. El punto de vista militarizado puede expresarse de varias maneras, dice.

“Para crecer, para hacer que su ejército sea más fuerte y más grande, significa que más personas están involucradas con el ejército, más involucradas con el gobierno, con la seguridad. Cambia la forma en que perciben las relaciones internacionales, por ejemplo”, observa. “No creo que nosotros [place] mucho valor en la diplomacia como país… Son buenos para usar la diplomacia como parte de nuestras tácticas de seguridad y como parte de nuestras tácticas militares. Creo que ese también es un precio que otras sociedades pueden arriesgar, cuando te vuelves adicto a tu poder y a resolver problemas a través de la fuerza”.

Soldados israelíes entrenan en un ejercicio con los ojos vendados.

Soldados israelíes entrenan en un ejercicio con los ojos vendados.

Documental danés/Producciones Medalia

Davidi está preocupado por la representación de las FDI en los medios de entretenimiento como una fuerza invencible. Estas representaciones se exportan a otros países, incluido EE. UU., donde influyen en las actitudes, dice.

“Simplemente me sorprende… cuánto se retrata al ejército israelí en el cine y la televisión estadounidenses. Fauda es una gran serie de televisión en Netflix y crea una imagen de una sociedad israelí fuerte debido a los militares. Y eso, para mí, es inmoral. Si estás en el mundo de la ciencia ficción o lo que sea, está bien, pero estamos hablando de la realidad de la vida de las personas y simplemente eliminar lo que significa tener una sociedad militarizada y presentar a Israel como una sociedad exitosa debido a la servicio militar, porque son fuertes, porque controlan su propio destino, solo para mí, es un pensamiento distorsionado.

“Y desafortunadamente, mucha gente, especialmente aquellos que están conectados con Israel”, dice Davidi, indicando que se refiere a los judíos estadounidenses, “extrañamente compran esta imagen. Piensan que esta es una imagen positiva de un país exitoso”.

Director Guy Davidi en IDFA en Ámsterdam, lunes 14 de noviembre de 2022

Director Guy Davidi en IDFA en Ámsterdam, lunes 14 de noviembre de 2022

Cortesía de Matthew Carey

Inocencia se estrenó en el Festival de Cine de Venecia en septiembre, pero aún no ha debutado en Israel.

“Estoy seguro de que la película va a ser muy bien acogida por los israelíes porque todo el mundo en Israel ha estado sirviendo en el ejército”, dice Davidi. “Todos conocen a los militares independientemente de su punto de vista político. Saben lo complejo que es servir en el ejército. Entonces, incluso si tienen opiniones derechistas, aceptarán la película en algunos niveles porque todos han experimentado a alguien que se suicidó en el ejército o lo pensaron o lo intentaron”.

El director no es tan optimista sobre la posible reacción a la película por parte de algunos espectadores estadounidenses.

“Creo que el mayor desafío para nosotros es la audiencia estadounidense, debido al enorme apoyo que los judíos estadounidenses tienen específicamente hacia [the] El ejército israelí, junto con el idealismo sobre lo que es el ejército”, dice, “hasta el punto de que ni siquiera estoy seguro de que la película termine llegando al público estadounidense”.

Autolook está manejando las ventas internacionales de Inocencia. Davidi dirigió y coeditó la película con Maja Friis. Sigrid Dyekjær y Hilla Medalia produjeron. La cinematografía es de Davidi y Avner Shahaf. La partitura es de Snorri Hallgrímsson.



Fuente

Recopilado por Farandulero

Blake Lively honra a su esposo Ryan Reynolds con un

Blake Lively honra a su esposo Ryan Reynolds con un sincero discurso

Taylor Swift se desata en Ticketmaster despues del desastre de

Taylor Swift se desata en Ticketmaster después del desastre de boletos de Eras Tour