in

El “director musical frustrado” Steven Spielberg llama a la nueva versión de West Side Story “Un cuento cauteloso”

steven spielberg west side story

George Lucas una vez llamó a su amigo Steven Spielberg “un director musical frustrado”.

“No sé de dónde sacó esa idea”, dice Spielberg, de 75 años, con una sonrisa.

“Creo que fue porque siempre estaba hablando de [legendary musical figures] Busby Berkeley, Gene Kelly, Stanley Donen y Vincent Minnelli y llegó un punto en el que simplemente dijo: ‘Bueno, ¿por qué no creo un número musical al comienzo de [Indiana Jones and the] templo de la Perdición y pondremos los títulos encima y podrás grabar un número musical “.

El resultado: una versión de ‘Anything Goes’ de Cole Porter de Kate Capshaw (también conocida como Sra. Steven Spielberg). La canción estaba hecha en mandarín (porque la escena tuvo lugar en un club de Shanghai de la década de 1930), o más bien en lo que sonaba como mandarín. De hecho, todavía no tenemos idea de en qué idioma cantó. En fin, pero esa es otra pregunta para otro momento.

Para Spielberg, no fue hasta casi cuatro décadas después que intentaría otro musical, su carrera primero, en la pantalla grande: una nueva versión de Robert Wise y Robbins. West Side Story, ganadora del Oscar a la Mejor Película en 1961 (y en otras nueve categorías, incluida la de Mejor Director), a su vez inspirada en la película de William Shakespeare Romeo y Julieta y con la inolvidable música de Leonard Bernstein y la letra de Stephen Sondheim.

La historia sigue a dos jóvenes, Tony (La falla en nuestras estrellas‘Ansel Egort) y Maria (la recién llegada Rachel Zegler) de las pandillas rivales de la ciudad de Nueva York, los Jets y los Sharks, respectivamente, se enamoran, pero las tensiones entre sus respectivos amigos se convierten en tragedias. Rita Moreno, quien ganó un Oscar a la Mejor Actriz de Reparto por la película original, también aparece en la última versión.

¿Por qué Spielberg alteraría un clásico? (Para su información: El ‘Berg no es ajeno a los remakes: 1989 Siempre, protagonizada por Holly Hunter y Richard Dreyfuss, es una reedición de Spencer Tracy de 1943 encabezada por Un chico llamado Joe. Además de lo antes mencionado templo de la Perdición secuencia, Spielberg también fue productor de la serie de temática musical Aplastar.)

Por algunas razones. Primero, esto West Side Story no es una nueva versión de la versión de 1961. Bueno, no directamente. En cambio, Spielberg y su Lincoln y Munich El colaborador, el guionista Tony Kushner, se inspiró en el musical de Broadway de 1957 que lo inició todo.

En segundo lugar, Spielberg creció escuchando West Side Story. “‘Caramba, oficial Krupke’ fue la primera canción que recuerdo cuando era un niño de 10 años”, dice Spielberg. 8days.sg y otros diarios sobre Zoom de Los Ángeles de él siendo hipnotizado por la banda sonora. “Con solo escuchar a la Filarmónica de Nueva York tocar esos enormes temas orquestales que casi sonaban como una celebración y, por otro lado, un funeral, un memorial, la música pasó de la alegría a la profunda tristeza trágica”.

“Cuando comencé a tener hijos, tengo todas estas películas caseras de mis hijos mientras crecen y todos estamos corriendo por la casa los fines de semana haciendo los números de West Side Story”, Dice Spielberg, que tiene siete hijos. “Tengo a todos mis hijos jugando [the main characters] y sincronizar los labios con la partitura original de Broadway “.

Y tres, Spielberg consiguió corregir algunos errores cometidos por su predecesor. Mientras que la West Side Story 1.0 fue aclamado por la crítica, estuvo lejos de ser perfecto: generó muchas críticas por elegir actores blancos, incluida Natalie Wood, para interpretar a los personajes puertorriqueños. En la versión de Spielberg, sin embargo, todos los niños y niñas de los Sharks eran 100% latinos.

En otro lugar, mientras West Side Story todavía está ambientada en 1957, Spielberg espera que los problemas de la película, como el racismo, la xenofobia, los legados del colonialismo, los efectos de la pobreza, la guerra de pandillas y la desilusión con el Sueño Americano, resuenen en el público más joven, especialmente en aquellos que no han oído hablar del La producción teatral de 1957 ni la adaptación de 1961.

Aquí hay tres conclusiones sobre West Side Story de nuestra mesa redonda de 15 minutos, que tuvo lugar unas semanas antes del fallecimiento de Sondheim a los 91 años, con el cineasta galardonado con el Oscar.

1. La cámara es un personaje nuevo.

“Todos los directores ponen su marca en todo lo que dirigen, ya sea una serie limitada, una gran serie por cable, un largometraje o una película para televisión. Sea lo que sea, sucede durante el proceso de desarrollo del guión, el casting, cada vez que tomamos una decisión, estamos poniendo nuestro sello en el tema, y ​​cuando llegas al final, es cuando te das cuenta de que parte del polen se ha pegado a la película. Pero nunca se trata de una sola cosa. Si hubo una elección que tomé de manera diferente a la que jamás había imaginado como cineasta, fue que quería que la cámara fuera un personaje. Quería que la cámara fuera un bailarín, un actor, un cantante. No quería filmar la historia frente a un proscenio, como se filman tantos musicales. Quería que la cámara estuviera dentro del baile, dentro de esas habitaciones y dando vueltas alrededor de la gente. La cámara necesitaba tener una función más que una simple observadora. La cámara tenía que ser un participante activo “.

2. El nuevo West Side Story es más cinematográfico que la versión de 1961.

“También sentí que el público de hoy es muy exigente con la autenticidad, y con un tipo de exigencia que yo ciertamente tenía de diversidad. Una demanda de que esto debía ser una representación auténtica de la experiencia nuyorican y puertorriqueña. Y no estaba tratando de compensar nada de lo que la historia ha hecho con la obra o la película porque todos eran tiempos diferentes. Obviamente, hoy en día hay mucha más sensibilidad de la que había habido antes a lo largo de la historia de Hollywood. Pero sentí eso en el esfuerzo por hacer de esto un musical callejero y no un musical teatral. El West Side Story La película que tanto amo, hecha por Robert Wise y Jerome Robbins, es un híbrido entre el cine y el teatro. Pero yo solo quería que esto fuera cine. Por lo tanto, estableció como requisito previo que todo sea más realista. Los personajes tienen que ser más profundos, más interrelacionales, más interpersonales, y la rabia y el odio tienen que ser mucho más pronunciados y nada seguros ”.

3. La película trata realmente sobre la importancia de escuchar.

“Siempre he sentido que el esfuerzo por tener una conversación, es simplemente sentarse y tener una conversación en lugar de declarar violenta o ideológicamente su posición sin traer sus oídos a la discusión. Creo que ese es el problema inicial con los Sharks y los Jets, y un problema que vemos que ocurre todos los días, y que ha estado durante muchos, muchos años en este país. Que se escuche menos y se exprese más la posición de uno. Creo que aunque no hubo componente racial en Romeo y Julieta donde hay con West Side Story, Realmente siento que hubiera habido un resultado diferente si Tony hubiera estado en el primer consejo de guerra en West Side Story. Por supuesto, no hay drama si haces eso. Pero solo para hacer mi punto, siempre esperé que fuera una advertencia, que solo tenemos que entrar en las habitaciones con personas con las que no estamos de acuerdo y hablar de todo “.

West Side Story (PG) ya está en los cines.

Fotos: Estudios del siglo XX

Fuente

Written by Farandulero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Lingerie tycoon Michelle Mone to be quizzed by police over alleged racist text

    La magnate de la ropa interior Michelle Mone será interrogada por la policía por un supuesto texto racista

    El "gaslighting" del 6 de enero: las noticias de televisión se enfrentan a Capitol Riot un año después

    El “gaslighting” del 6 de enero: las noticias de televisión se enfrentan a Capitol Riot un año después