in

el escalador

Hay más en ser pesado que solo peso puro. Hay muchas bandas que se inclinan por completo en el incesante paso lento de los golpes descendentes, que te golpean hasta la sumisión. Pero hay otra forma más astuta y satisfactoria de ser pesado. Inculque una sensación de ingravidez en su audiencia, luego retire la alfombra debajo de ellos y deje que la gravedad haga el resto. Los grupos talentosos de mentalidad progresiva pueden tomar un riff, unirlo en un compás impar y hacer que las notas caigan en cascada unas sobre otras, lanzándote hacia arriba y hacia abajo como un salto en bungee. Es la ligereza y la incertidumbre lo que hace que la caída sea aún más impactante.

The Ladderman ha creado ese sonido en su último álbum Figures on Demand. El grupo con sede en Chipre utiliza una sección rítmica lodosa, un equipo de guitarras ingeniosamente melódico y armonías vocales estrechamente tejidas para crear un mantra de blues grunge muy evocador. Toman muchas pistas sónicas de los grupos de hard rock más competentes técnicamente de principios de los 90 mientras avanzan más en el género con elementos progresivos de stoner rock y doom metal. Figures on Demand muestra la destreza de la banda en la creación de canciones y su habilidad para crear un estado de ánimo particular.

Una riqueza de tonos impregna el álbum. Las guitarras deslizantes inquietas y arremolinadas se balancean alrededor del delicado lick acústico que preludia la pista de apertura ‘Stale’. La introducción estalla en un riff denso y en constante evolución. Los guitarristas/vocalistas Andreas Matheou y Rolandis Laziidis fijan sus líneas vocales de la misma manera que lo hicieron Cantrell y Staley para conseguir el efecto en los discos de Alice in Chains. A veces, uno es más gutural sujetando el centro mientras el otro gime. Otras veces, los dos eligen una nota del acorde y se bloquean como si fuera un instrumento tocando. En el último minuto y medio de ‘Stale’, la banda atraviesa la atmósfera en una serie de redobles de chorro de aire. Subiendo como un cohete, bombardeando en picado, mostrando el poder de esta máquina bien engrasada.

‘Sidestepping’ se basa en riffs progresivos y voces aullantes que recuerdan a los maestros del metal sueco Opeth. Las secciones de puñetazos se compensan con una cierta ligereza cómica en las melodías de guitarra. Canciones como ‘Moving’ y ‘Frame This’ son decididamente post-grunge, haciéndose eco de bandas de finales de los 90 cuyos legados pueden no ser vistos tan favorablemente como sus progenitores. Y, sin embargo, siempre hay nuevos caminos creativos que distinguen a The Ladderman de sus predecesores.

La verdadera fuerza del álbum viene en sus dos piezas finales. El penúltimo ‘Enochlydian’ entra con un aura siniestra; los soplos de las sombras envuelven una frase de guitarra que se repite con locura. Como una estampida en la puerta, la banda entra aplastando la tierra bajo sus pies. Un riff contundente que golpea de todas las maneras correctas. Un paso atrás en los versos permite que el bramido de Matheou se asiente muy bien en el bolsillo de la sección rítmica suelta pero apretada. Luego, como titanes conquistadores, la banda monta el monstruoso riff principal hacia la puesta de sol.

El ‘Tired State’ más cercano está dirigido por un bajo grasiento y una mezcla de guitarras bellamente coreografiada. Un riff inferior que cambia de forma deslizándose alrededor de un solista altísimo. Los versos erráticos y contundentes son un homenaje a Homme, completo con el retraso de lata de aceite que al rockero del desierto le encanta emplear en los discos de Queens of the Stone Age. ‘Tired State’, en cierto modo, es la banda en su momento más aventurero. Jugando más salvajemente con swing que en cualquier otra pista. Una progresión increíblemente expresiva de la guitarra principal en una cola de milano descendente final es la conclusión perfecta para la obra de los rockeros de Chipre.

Figures on Demand es un disco impresionante que desafía lo suficiente al oyente mientras mantiene un buen headbang. El tira y afloja de los riffs es estimulante y está respaldado por melodías tremendamente ejecutadas. Recomendado para los amantes de una buena jam progresiva y los que se emocionan con las turbulencias en los aviones.

Fuente

Recopilado por Farandulero

Kyle Richards y Mauricio Umansky niegan rumores de divorcio (people.com)

Stanley Tucci argumenta que los actores heterosexuales pueden interpretar personajes homosexuales si se hace ‘de la manera correcta’