in

Predator: La presa – La violencia de la caza

Imagen destacada

Imagen destacada

Empiezo de igual manera que empec en septiembre de 2018: Como individuo nacido muy al principio de los 80, el Depredador ha sido una parte esencial en mi desarrollo como persona ociosa de escaso provecho. Ah ha estado siempre, desde el principio de los tiempos, como uno de los referentes en cuanto al cine en general. Vaya por delante, pueden por lo tanto, que por mi hacer todas las películas que quieran, que ah seguir estando en primera fila de combate. Como un nio deseoso de sonrer como el hijo del Patriota al final de la tercera temporada de ‘The Boys’.

He disfrutado de todas y cada una de las películas de una franquicia que las cosas como son, tampoco es que haya puesto el listn especialmente alto. Incluso disfrutó de ‘Alien vs. Predator 2’, la peor de todas sin duda, y en realidad, la única que consideró mala de verdad. Esta ‘Predator: La presa’ no es la excepción sino que además, tras la versión de la película de 2018 que vimos, ha mantenido la lista por encima de lo buena y saludablemente disfrutable. Estuvieras o no en unos aos 80 que para lo bueno, mucho me temo que han quedado lejos, muy lejos. Demasiado lejos.

Dan Trachtenberg saba lo que se haca, ya diferencia de Shane Black, ha tenido la libertad para plasmarlo de principio a fin. Para ello ha recurrido a lo que tan bien le funcion a otra franquicia en torno a un puto bicho reducido a implacable mquina de matar: A su Ellen Ripley particular, Amber Midthunder. Con ella, o gracias a ella, la pelcula adquiere un sentido y una entidad de la que en realidad, carecan todas las secuelas de la franquicia: En su mayora huecos derivados rendidos ante su condicin festiva y presos de un villano sin dobleces. Aqu, adems, tambin hay una base dramtica.

Una base que fortalece lo que no obstante, sigue siendo ya mucha honra una lujosa serie B, tan sencilla como pragmática. Aunque Midthunder pueda ser Ripley, la Reina Alien sigue siendo un Depredador que como marcan los cnones del cine para machos muy machos, no deja a nadie de una sola pieza a su paso. Aquella sonrisilla del hijo del Patriota que deca es recurrente, tanto como unos efectos digitales que siguen sin hacerle justicia a un personaje de una presencia tan física. Lo bueno de los 80 ha quedado demasiado lejos, deca, porque ahora es evidente que hay ms CGI que ingenio.

También más impacto que suspenso, y más contundencia que encanto. En ‘Predator: La presa’ falta ese punto de mesura, de templanza y de humanidad que hacen de ‘Depredador’ el clásico inmortal que es. La acción es muy directa y todo es muy simple; los personajes son ganado y el Depredador se presenta como una amenaza imparable a la que al igual que al Seor de los Nazgl, ningn hombre puede matar. Pero Neru «no es un hombre» como tampoco lo era owyn. Y aunque en 1987 supiramos que también iba a terminar en un cara a cara, el camino era incierto.

Y además dicho cara a cara resultó mucho más sufrido, emocionado y con un cariz más emblemático.

‘Predator: La presa’ se ve lastrada por su incapacidad para disimular el tipo de película ante la que se pliega por completo. La ausencia de incertidumbre y suspenso se intenta compensar con niebla y violencia gráfica, haciendo de ella algo altamente efectivo que sin embargo, va a lo que va de manera tan apresurada, elemental y evidente que sin cuidar ni mimar los detalles, es poco más que un reguero de muertes. No ensancha los mrgenes de lo que el espectador espera encontrar, en cualquier caso, algo con lo que es muy fcil disfrutar de una manera eso s, muy infantil.

Pero, el maldito pero, es que termina y el poso que nos deja es caso. La herona de Amber Midthunder es lo único con carcter y su historia, de sobra telegrafiada, se ve ensombrecida por unas prisas autoimpuestas y el rastro de sangre CGI dejado por el Depredador: Una supuesta versin anterior que parece una versin mejorada… y que Incluso a excepción del lser, parece contar también con armas mejoradas. As, ‘Predator: La presa’ es un salvatardes elegante, muy distrado y disfrutable que pasa ms de largo de lo que nos gustara, siendo efectivo pero maldito pero, a la vez efmero.

Algo así como si ‘The Boys’, de la que Trachtenberg dirigiera su primer episodio, acabase reducida a ser nada más que sus impactantes imágenes de sangre y casquera, una tras otra hasta que el impacto, ahuecado, dejase de tener relevancia.

Por Juan Pairet Iglesias

@Wanchopex



Fuente

Recopilado por Farandulero

Nicole Scherzinger acusa al fundador de las Pussycat Dolls de fraude por la gira de reunión fallida

Nicole Scherzinger acusa al fundador de las Pussycat Dolls de fraude por la gira de reunión fallida

Rosanna Arquette protagonizará “Big Sky: Deadly Trails”

Rosanna Arquette protagonizará “Big Sky: Deadly Trails”